top of page

A propósito de: 3-21

-Padres y fisioterapeutas-

Hace unas semanas se habló sobre el desarrollo motor en contra de la gravedad. A continuación se detalla qué pasa en el desarrollo del control del cuello en los niños con Síndrome de Down (y otras alteraciones del tono).

El tono bajo característico en los bebés con Síndrome de Down hace muy complicada la activación en contra de la gravedad.

Entonces, debemos considerar esto en todo momento y no pedir al bebé trabajo de más . Es decir, no vamos a pedirle que realice un esfuerzo extraordinario de vencer la gravedad desde un eje perpendicular al de esta fuerza, ya que solamente le va a producir fatiga y posiblemente frustración, cuando podemos solicitar esfuerzos más simples, desde el mismo eje de acción de la gravedad.


A muchos colegas se les ha enseñado por años buscar favorecer el control de cuello de los bebés desde prono (boca abajo), y desde esta posición, buscar que el bebé eleve y sostenga su cabeza. Me ha tocado incluso ver que colocan a los bebés sobre una cuña, con la cabeza saliendo (colgando) desde el lado más alto de la cuña y solicitan que el bebé eleve y sostenga la cabeza desde ahí.


Pensemos en la acción de la gravedad sobre los músculos del cuello 👇... en estas posiciones estamos favoreciendo que ejerza una resistencia máxima, ya que el ángulo de desplazamiento que deben de realizar es igual o mayor a 90°.


¿Cómo podemos favorecer el control de cuello de una manera más eficiente?

Colocando al bebé en una posición vertical, brindando mucha estabilidad y apoyo en pelvis, tronco y cintura escapular, para que el único esfuerzo a realizar sea el del control del cuello en el mismo eje de la gravedad.


Se deberá utilizar la intención de movimiento del niño para que sostenga su cabeza en ese lugar. La intención del bebé en este caso, será la de ver un estímulo que se coloque frente a él, a la altura de sus ojos a unos 20-30 cm de distancia. Puede ser el rostro de su mamá o papá, mientras el otro padre le sostiene muy bien.


Será importante encontrar el estímulo adecuado para el bebé, logrando captar su atención, pero teniendo cuidado de NO sobre-estimular, ya que esto conduce a problemas de atención. No es recomendable utilizar a esta edad juguetes con luces o música y está contraindicado totalmente el uso de pantallas (aún que existan "videos de estimulación visual" para bebés - Nooo).


Para los bebés pequeños, los colores blanco, negro y rojo son los más llamativos (o colores fuertes y contrastantes), pero los rostros y manos de sus padres lo son aún más.

¡Así que el mejor estímulo son mamá y papá!

Esto es especialmente conveniente para el desarrollo del apego y para la estimulación del lenguaje... rostro de mamá/papá = empiezo a conocer el mundo que me rodea, me preparo para desenvolverme en él y me siento seguro.

Esto no lo sustituye ningún juguete 😉


El tono bajo hace más tardado la aparición del control de cuello, pero con una estimulación correcta, se puede favorecer bastante. Las experiencias sensoriomotoras positivas brindan al bebé aprendizaje y entre más temprano lo reciba, podrá avanzar con más facilidad en todas las demás esferas del neurodesarrollo.

Al final del día, el desarrollo motor es parte de un todo y lograr los hitos motores es una entrada para el desarrollo cognitivo y del lenguaje.



14 visualizaciones0 comentarios

Comments


Axoken Servicios de Fisioterapia
bottom of page